en amigos, Creatividad, Vida personal

mis hstorias random

Guatemala 14 de abril de 2015

Somos parte de una secuencia de historias en todo lo que ha pasado en nuestras vidas, ya sea que hayamos aprovechado el tiempo en trabajar, estudiar, viajar, pasear, conversar, platicar, pelear, jugar, dormir, etcétera…

Conversando me encuentro con historias que por momentos se tornan tan oscuras, raras y bizarras que son interesantes, somos distintos en muchos aspectos, coincidimos con placer de estar un lado al otro, platicando viéndonos a los ojos, en fin son momentos e instantes que se llevan más haya que una fotografía que podría capturar el momento y el instante con esa persona.

No pretendo ser o sonar a romántico, pero tengo un gusto por observar a las personas, sus gestos, acciones y actitudes ante las diferentes situaciones de la vida, aunque en ocasiones uno tiene que ser quien habla y otras las que escucha, es interesante el modo de reaccionar de las personas.

Historias que llevan a un lugar , desde un punto de origen, ya sea que tengamos 14 años y sintamos que el mundo es demasiado pequeño para nuestros problemas o bien que tengamos 30 y creamos que ya estamos llegando al final de una etapa de la vida en la cual tienes que “buscar, encontrar y estar”, recordando en esas personas con la que se comparte un poco más que un “hola” y se convierte en algo como “paso a verte a la oficina” o bien “te extraño, nos vemos más tarde” he tenido la oportunidad de encontrarme con ese tipo de conversaciones las cuales han sido buenas, en su mayoría, y si me las encuentro en la calle se que les puedo ver a los ojos y saludarlas sin ningún reproche, pero por alguna razón se terminó esa relación.

De una amiga entendí e hice mío lo siguiente “si podes ir al cine, cenar en un restaurante, ir de compras, subirte a la montaña rusa SOLO” podrás estar perfectamente acompañado de alguien más, lo escuche a la a edad de 16 años (según recuerdo) y ya sea acompañado, de la mano de una linda chica, también lo he podido hacerlo, lo cual ni me quita ni me agrega algo, porque hay quienes no pueden ni pensarlo, pero está bien por ellos, siempre y cuando no se convierta en dependencia a cualquiera de las situaciones.

Write a Comment

Comentario